miércoles, 15 de octubre de 2008

HISTORIA DE JEEP WILLYS

“Fiel como un perro, ágil como una cabra y solidó como una mula”, así definió el corresponsal de guerra Enrie Pyle, después de presenciar como miles de todo terreno contribuyeron al éxito de la operación Overload, el desembarco de Normandia con el que los aliados iniciaron la reconquista de Europa en la Segunda Guerra Mundial. El coche que salvo la democracia, nació solo en cinco días.
Corría el año 1940, los norteamericanos convencidos de que su intervención en la guerra era cosa de días. Así redactaron un pliego de condiciones para la fabricación de un coche capaz de transportar armamento ligero, municiones y los soldados necesarios para manejarlo. Solo dos del centenar de empresas a las que se ofreció el encargo aceptaron: Batam, de Pennsylvania, y Willys, de Overland de Indianápolis. Los ingenieros Probost de Batam, y Ross de Willys, diseñaron en cinco días los vehículos, solo la primera fue la que cumplió el pliego de condiciones y se presento, dos meses después con un prototipo.